miércoles, 7 de mayo de 2008

Sabemos cómo hacerte feliz

¿Qué es la vida, oh, ese interludio entre no-ser y ser, si no una pamema de la búsqueda infructuosa del santo grial de la felicidad perfecta? Ah, la felicidad: una quimera eterna, una entelequia seductora, que jamás ningún hombre ha llegado a –siquiera- rozar con la punta de los dedos.
Se dice, se comenta, que todos los que erramos por este hediondo descampado llamado vida nos movemos en la dirección en la que creemos que se halla el quimérico estado de Felizlandia. Pero, ¿qué es realmente la felicidad?
Según Aristóteles, “puesto que la felicidad es aquello que acompaña a la realización del fin propio de cada ser vivo, la felicidad que le corresponde al hombre es la que le sobreviene cuando realiza la actividad que le es más propia y cuando la realiza de un modo perfecto; es más propio del hombre el alma que el cuerpo por lo que la felicidad humana tendrá que ver más con la actividad del alma que con la del cuerpo; y de las actividades del alma con aquella que corresponde a la parte más típicamente humana, el alma intelectiva o racional”.
En resumen, Aristóteles quiere decir que la felicidad consiste en la adquisición de la excelencia (virtud) del carácter y de las facultades intelectivas. Lo cual, por cierto, nos pone las cosas realmente jodidas a los autores de este blog, de intelecto poco primoroso, por decirlo así.
Entonces, descartada la opción que planteaba el griego, por inalcanzable para mi cociente intelectual, y siendo yo de natural pragmático e impaciente; al plantearme la cuestión de cómo conseguir de forma rápida y eficaz un estado de gracia próximo a la felicidad, no se me ocurrió nada más que utilizar el puto google. Claro.
La sorpresa de rigor que siempre nos depara el puto google, esa bestia de lo banal, no se hizo esperar ni un segundo: resulta que existe por el mundanal mundo mucho experto especializado en motivar al personal para alcanzar la ansiada felicidad. De modo que, ni corto ni perezoso, procedí a sumergirme entre las fórmulas maravillosas de estos gurús de la sonrisa:

Las fórmulas de Rodolfo Canales.
Este simpático señor de mondo cráneo y bigotín fascio se define como “conferencista, escritor, consultor y motivador de Monterrey, Nuevo León, México. Mis libros se han vendido por miles gracias a ustedes. Me los han comprado en: primarias, secundarias, preparatorias, universidades para sus alumnos, también, empresas industriales, comerciales, de servicio para la motivación de sus empleados. Si usted es estudiante ama de casa, trabajador, empresario, vendedor, maestro, político, artista; y desea tener una actitud positiva y ser más feliz, mis libros son para usted”.
Su primera fórmula es el libro “Ser feliz es el éxito”, que el propio Canales define como “38 cápsulas de motivación que están diseñadas para que el lector, pueda utilizarlos para desarrollar actitudes positivas y ser feliz. Mas que un libro, es un manual de desarrollo humano. Decídete a ser humano feliz.” Pero su obra magna no es otra que “La historia de motivación la princesa Yamil”, la fábula de una bella princesa que lucha por alcanzar su felicidad y la de todo su pueblo. Un MUST, amigos.

Las fórmulas de Jaime González.
Jaime es un joven puertoriqueño de sonrisa cegadora y postura a lo buddy christ que ha representado a su país en diversas competiciones de béisbol. Actualmente es “conferenciante, educador y motivador” en pos de la felicidad de aquellos que recurren a sus servicios. La obra de Jaime González es mucho más prolífica que la de Rodolfo, con títulos como “Actitud es la clave” (así, sin artículo), “A la conquista”, “Yo también puedo” o “¿Mediocre yo?...Jamás!”.

Las fórmulas de Francisco Yáñez.
También mexicano, este profesional dota a su discurso de un enfoque mucho más poético, pudiendo resumirse en este bello pasaje: “Muchos individuos viven hoy bajo el influjo del síndrome niágara. La vida es como un río donde los individuos flotan sin sentido. Flotan sin saber adonde quieren llegar, por eso no tardamos en sentirnos arrastrados por la corriente, por los acontecimientos, por los desafíos, por las circunstancias”.
Francisco Yáñez, de acuerdo con su peculiar estilo, se define, no como un mero escritor o conferenciante, sino como “un maestro dedicado a implementar estrategias para crear una extraordinaria calidad de vida en los individuos y organizaciones en toda América Latina”.

Las fórmulas de Jesús E. Tobías Páder.
Este mexicano (sí, otra vez) de frente generosa es, además de un experto de la felicidad, ingeniero electricista y poeta. Un dechado de virtudes, oigan. ¿Quién no buscaría su sabio consejo? Tobías Páder es autor del libro "Créalo", en el cual se “estimula el desarrollo de la creatividad en cualquier aspecto de la vida”. Otro de sus libros se titula "El Burro", que es “un cuento que expone los temas más trascendentes de la vida en palabras muy sencillas”. Así, también es autor de los libros "Diversos" y "Diversos 2" “en los cuales, mediante versos, estimula la superación personal del lector”. ¿Lo pillan? ¡Son libros de versos y se titulan Diversos! ¡Genial!
He aquí una muestra de la sensibilidad del Ingeniero Tobías:

Lucha siempre como puedas,
nunca dejes de insistir,
mira lo alto en la montaña,
ahí está tu porvenir.

Si cansado ya no puedes
y el dolor te desanima,
no te pares ni te quejes,
tú levántate y camina.

Solamente esto recuerda
y no apartes de ahí tu mira:
sólo grandes allá llegan,
ahí nos vemos, en la cima.


En fin, amigos, espero que este modesto post les sirva como espoleta para salir “ahí fuera” en busca de lo que les corresponde por derecho: su felicidad. Desde este galpón llamado blog nos consta que todos ustedes se la merecen. Con todas estas posibilidades... ¿quién necesita al viejuno de Aristóteles?

29 comentarios:

Folken dijo...

Hasta que Marujita díaz no publique el suyo...

Por cierto, ¿el bigotín fascio no tiene debajo más dientes de los que debiere?

Portrait dijo...

Magnifico post de un tema que me apasiona!!

El cajon de sastre denominado auto-ayuda es la mayor estafa de la historia. ¿Por que estafa? Porque prometen metodos para ser feliz y consiguen justo lo contrario.

De las ideas que has puesto y que ya había calado en otros autores remarcaría el efecto pernicioso de:

- Utilizacion de un lenguaje competitivo (lucha, conquista...). Para vivir bien no hay que competir ni contigo mismo, ni con los demas, ni con la naturaleza, ni con na. Más aun el principio de una buena vida es la aceptacion de lo que es y su armonía.

- ¿Mediocre yo?... jamas! De nuevo la excelencia. Me recuerdan a los 'triunfadores' de American Beauty, felices exteriormente pero devastados interiormente por la busqueda de la perfección.

- Fórmula, método... cada ser humano es único y utilizar una regla para vivir es crear choque y confusión. Existen ideas que pueden aportarte sabiduría, pero no existes ideas-formulas que te solucionen la papeleta.

Mr Blogger dijo...

¿Por qué siempre que se habla de conseguir la felicidad siempre se pone el ejemplo de subir a la montaña cuando lo más parecido a la felicidad es estar tirado en una tumbona en una playa, con solito y cálida brisa y buena compañía?

PD: Libros de autoayuda = sentido común + charlatanería + hacer creer al lector que tu eres feliz siguiento los métodos que escribes cuando solo los has escrito por dinero. Si realmente quisieras que la gente fuera feliz, irías por el mundo desfaciendo entuertos...

El Hombre de la Pústula dijo...

Envidio la capacidad grimógena de esta gentuza. Tan es así, que estoy considerando publicar mi propio libro de autoayuda y preparar conferencias a escala planetaria (para lo cual ensayo una y otra vez el indispensable acento mejicano).
Pero aconsejaré en éste mi hipotético grimorio que el camino para conseguir la felicidad es no hacer nada, nunca. Algo que cualquier idiota podría cumplir, y que de seguro haría de éste un mundo mejor y más grande. Pondré de ejemplo mis propias experiencias, todas ellas verídicas como es natural:

-Estaba en paro pero no encontré trabajo hasta que dejé de buscar y me quedé en casa todo el día, jugando al ordenador. Entonces me llamaron al móvil y me ofrecieron esclavismos, que en nada garantizan la felicidad, pues implican actividad motora y/o cognitiva que como ya he dicho es el origen de todo mal o dolencia. Pero el milagro obróse.

-El otro día un amigo trajo un saquillo de yerba fumable que había pillado otro que se había ido de la ciudad y no sé qué, total que el fumable me lo quedé yo, y lo uso cada noche como anestésico.

-Hoy me dispongo a recoger a las 12de la noche a dos exuberantes bosnias herzegovinas que vienen de turismo y van a hospedarse en mi destartalado hogar, ignorantes de que mis perversiones son legión, y dándome sin querer ocasión para ejercer mi más innoble faceta de Alfredo Landa.

Dinero, Droga y Carnaza ¡No se cansen, amigos! ¡Resistan! Guarézcanse aovillados en algún siniestro zulo: todo lo que deseen irá a su encuentro.

katakrek dijo...

Yo no necesito esos supositorios, mi abuelo ya se encargó de explicarme que la felicidad se encuentra en el fondo de, o bien una cerveza,o bien de una vagina.
Joder, hasta pareado casi saliome.

estanli cuvric dijo...

Folken, ahí lleva razón, pardiez: la felicidad que supura la Sra. Sapa es lisérgica.
Y sí, parece que sobran algunos piños.

Portrait, ¿acaso osa usted poner en duda los conocimientos de tales lisensiados? Pero si han estudiado en las mejores, eh, uh, ¿favelas?

Mr blogger, le reconozco que la metáfora montañil es agotadora. Yo le compro lo de la tumbona.

Señor pustular, sabe que le admiro y que su palabra es, no sólo ley, sino leyenda para mí. Ipso facto pondré en práctica sus consejillos.

Katakrek, yo no veo el pareado, pero su abuelo era sabio, vive dios.

estifen quinj dijo...

Otra vez más se ha sacado de la manga un post tan pólemico como interesante, le felicito por su habilidad para remover conciencias, maese Cuvric.

No puedo estar más de acuerdo con la mitad de los que aquí postulan.

Según estos charlatanes de la autoayuda, tenemos que dejar de ser mediocres para lograr la excelencia. Si todos leyéramos estos libros tenderíamos a intentar superarnos los unos a los otros con el fin de sobresalir por encima de la media, algo que nunca se conseguiría pues siempre habría gente inferior, lo que conduciría a la humanidad a la robotización y posiblemente los exterminios masivos volverían a estar de moda.

Yo propongo justo lo contrario, que es algo parecido a lo que sabiamente ha expuesto el hombre de la pústula, que es buscar la mediocridad. Si todos fuéramos igual de insignificantes el cielo seguiría siendo azul, el agua seguiría mojando y este blog nunca tendría que cambiar de nombre.

Milgrom dijo...

Hombre, ciertamente yo sería feliz después de embolsarme unos cuantos milloncejos por escribir estos manuales y vendérselo al vulgo.

Es decir, como no ser feliz si a mínimo esfuerzo consigues un máximo resultado que te garantiza una vida de fastos, furcias y farras Allnightlong (Grande Rainbow con Graham Bonnet por cierto), en tu mansión de Acapulco.

Higronauta dijo...

Me hallo en la obligación de preguntar: ¿no existe ningún berraco como éstos que se dedique a hacernos feliz en tierra patria?

Demócrito dijo...

Yo ya dije hace tiempo que la iglesia tiene razón, pero sólo en parte.

Hay siete pecados capitales, de cuatro hay que alejarse como de la peste para ser feliz y, quizá, hasta buena persona: la envidia, la soberbia, la ira y la avaricia.

En cambio hay que pecar constantemente, a diario y con fervor, de lujuria, gula y pereza.
Eso sí, equilibradamente, porque todo lo que engordemos gracias a las dos últimas tendrmos que quemarlo follando. Así que ya saben, al turrón.

Jefe Dreyfus dijo...

Tienen ustedes un premio en nuestro blog. Congratulations and celebrations!!

vovdilan dijo...

Después de un fin de semana horroroso me encuentro con que encima, mi comentario no se publicó.

Lo resumo en: Grande Cuvric, y que para ser feliz mucho mejor "tonto y guapo" que "feo y listo".
Y que a mí un bicho de ese tipo me hizo caminar por brasas.

vovdilan dijo...

Ha estado apunto de volver a pasarme, es cuando le doy a vista previa. Grrrrr!

Mr Blogger dijo...

La forma de hacer feliz a la gente es la que tiene el señor Drenas Hominicaco en su web. Al menos consigue ser feliz él...

BUDOKAN dijo...

Interesantes visiones del mundo para perseguir el mismo objetivo. Muy buen posteo. Saludos!

Mr Blogger dijo...

Por cierto, no sé si los ignorantes siguen memes o no (luego habría que ver si lo hace uno solo, si hacen tres o cómo se lo reparten :D); como si eso pues ya eso y tal, pásen por mi blog para enterarse del rollo :P

Vida Chuffla Y Sin SelfCompadecimiento dijo...

Mi experiencia como vendedor en librería durante algún tiempo me permite echar algo de puta luz sobre este particular, pues, queridos ignorantes, por mucho que nosotros nos partamos la caja a costa de estos hombruelos mexicanos, no se imaginan la de gente que está deseosa de que le digan "lo que tiene que hacer para ser eso que llamam -juju- 'feliz'"...

Acaso un tipo que se autoprocalama "ingeniero electricista y poeta" puede decirnos más de la felicidad que el mismísimo Aristóteles o los inoviables en estos casos, Marqués de Sade y Guillaume Apillinaire???

No hay más que verles el jeto para darse cuenta de que estos mentecoides escriben sus basuras por el simple y llano hecho de que no pueden, a su vez, ser felices, o lo que es lo mismo, mojar el churruelo...

Hasta que uno de estos seres publique algo similar a "Cómo calzarse a la Verónica Zemanova sin gatillar en el intento"... sólo entonces, a lo mejor, mi lo miro...

Mendiós!


PD: La "poesía" final debería estar penada con cárcel o escorbuto, una de dos...

NtmeC dijo...

Pues llevo leyendo vuestros comentarios en diversos blogs hace tiempo, y me he decidido a haceros una visita al vuestro propio. Muy bonito todo caballeros.

Tras las presentaciones de rigor, ante este bonito recopilatorio de los Paulos Coelhos sudamericanos me surge una duda: ¿por qué cuando se habla de autoayuda extrema, esoterismo al máximo, amor a la religión desmedido siempre aparece como mínimo alguien latinoamericano? ¿La posición geográfica influye en la inquietud del espíritu y en el ingenio de los escritores de bolsilibros?

Lo de llamar a un libro de versos Diversos ya merece cariño.

Vida Puta y Sin Jorge Bukake dijo...

O cariño o lapidación, el abanico de posibilidades es amplio...

Milgrom dijo...

Por cierto echo de menos a los trolls de los otros posts!!! Esos si que me hacían feliz!!

pabler dijo...

Para felicidad, te recomiendo que te leas Poder sin límites de Anthony Robbins y el Secreto de Mystery.
Lo tendrás todo, sin coña.

Por cierto, me he hecho un blog para la carrera, este es personal y no el de g1

http://lacomunidad.elpais.com/pabler/
te pongo allí en links.

un saludete!

Mr Blogger dijo...

Milgrom, siempre podrás visitarlos a ellos. Si Mahoma no va a la montaña...

estifen quinj dijo...

¿Es que aquí no trabaja nadie?

Yo no cuento que estoy de vacaciones.

estifen quinj dijo...

¿Es que aquí no trabaja nadie?

Yo no cuento que estoy de vacaciones.

Violeta J. B. dijo...

Jorge Bucay tiene todas las respuestas. ¡Él sí que puede hacernos felices y no estos piltrafillas!

Psicoanálisis y salsa gaucha por la Seguridad Social.

Nina la ratona dijo...

Pero si ser feliz es muy fácil!!!

danzante dijo...

¡Ja, ja, ja! Siempre he huido de estos libros como de la peste, si la hubiere. No me puedo creer que no haya más obras que induzcan al suicidio general... Bueno, qué coño, sus autores terminan suicidándose...

Les enlazo en mi reciente y humilde blog. Y recuerden, sean felices.

estanli cuvric dijo...

Amiguitos, acabo de descubrir otro libro de estos de la felicidad, y parece que, esta vez sí, FUNCIONA!!!

x dijo...

Pues a pesar de los malos comentarios, yo lei el libro de el Ing. Jesús E. Tobías Páder, solo porque lo vi muy delgadito y pues estaba en la biblioteca de mi universidad esperando a la siguiente clase... el punto esque creo que no debemos de hablar tan mal de los libros de autoayuda... en ese libro encontré muy buenos consejos y quizas si no hubiese leido ese libro en este momento de mi vida hubiese cometido más errores... creo que uno debe de ser abierto y aceptar que no siempre se sabe todo... yo lo lei y ahora recomiendo su libro.

saludos a todos.