jueves, 18 de septiembre de 2008

Dominación Mundial de un Genio del Mal.

Al vivir en una séptimo sin ascensor siempre me había resultado difícil tener un sótano propio. Sin embargo nunca fui un hombre pusilánime que se diese por vencido al mínimo contratiempo que se cruzare en mi resuelto camino. Así pues, y tras indagaciones, sobornos y nepotismos varios, di con una empresa que prometió realizarme muy eficientemente las obras necesarias para que pudiese así gozar del sótano departamento, herramienta básica para cualquiera con unas aspiraciones como las mías: ser genio científico y/o del mal. Mis instrucciones a los obreros rumanos que acometieron la reforma se habían limitado a dos palabras: “lúgubre silo”. Y a fe mía que cumplieron con eficacia.

Con el sótano recién terminado, el siguiente paso para convertirme en una Encarnación del Mal canónica fue mucho más sencillo: conseguí en un brevísimo lapso de tiempo convertir mi tétrico escondite en laboratorio repleto de acristaladas geometrías, tubos de ensayo por allá, burbujeantes caldos fluorescentes por acullá y computadoras repletas de leds titilantes y palancas chirriantes. Por supuesto, tamaño centro de operaciones tiene un punto débil cuya destrucción provocaría una reacción en cadena que convertiría en fosfatina todos mis esfuerzos. No dejé nada en el aire, como ven.

Si algún día decido escribir el Manual del Perfecto Genio del Mal, les aseguro que dedicaré ríos de tinta al capítulo de cómo hacerse con un ejército de esbirros fieles e incompetentes, pues no es tarea fácil, no. En primer lugar tenemos los uniformes. ¿Pueden creer que ni una sola de las empresas españolas dedicadas a la confección de ropa laboral disponen de una línea de ejércitos privados y/o huestes maléficas? No me quedó otra opción que hacer un cásting entre los más afamados modistos nacionales para que dispusieran su arte al servicio de un fin mayor y más noble: mi dominación mundial. Tenía dudas entre Ágatha Ruiz de la Prada y Victorio & Lucchino, pero me decanté por éstos últimos al ver esta foto. El resultado no me decepcionó en absoluto, véanlo:

Un uniforme que transmite maldad y estilo

No me resultó fácil elegir la clase de hombres que iban a conformar mi chalsbronesco cuerpo de seguridad personal. Tuve que pedir una serie de requisitos indispensables para que cualquier candidato advirtiere cuán malvado soy y cuán ignominioso será su trabajo:
-En primer lugar no aceptaría a mujeres como carne de cañón bajo-ningún-concepto. Las aspirantes sólo podrían ser lascivas concubinas a la par que sigilosas asesinas.
-Todos los componentes de mi ejército debían ser Varones Incircuncisos, para evitar infiltraciones sionistas y como guiño a mi santo patrón Adolf Hitler.
-Por cada diez aspirantes, uno debía medir, al menos, 2’15 metros y tener un problema de tiroides.
-En sus escasos momentos de descanso, o cuando estuvieren un grupo de mis esbirros vigilando alguno de los accesos a mi Lúgrube Silo, sería condición sine qua non que se emborrachasen y/o distrayesen.
-Su puntería debía ser tal que, si quisieran protagonizar un motín, ni tan siquiera fuesen capaces de descubrir como funcionan los rifles positrónicos que portasen.

Tras el agotador esfuerzo del reclutamiento, el último paso indispensable antes de acometer la Dominación Mundial fue el desarrollo de un Arma de Masiva Destrucción, capaz de reducir el planeta a fosfatina en menos de lo que se tarda en decir “Pamplinas”. Por supuesto tal Engendro de la Muerte debía tener un punto débil, al igual que las computadoras de mi Lúgubre Silo secreto, que originase su total destrucción, así como un titánico temblor de tierra que, en pocos segundos, sepultase mi guarida.

Finalmente, y por si las cosas no salían bien y la Dominación resultaba en frustrante acción, tracé un ineficaz plan de fuga que, o bien me mandase directamente a las manos de mis enemigos, o bien acabase con mi vida accidentalmente, bajo los escombros provocados por el temblor de tierra.

19 comentarios:

Folken dijo...

Como no me apetece decir nada coherente:

FASISTA TOREADOR HACESINO DE HANIMALES KE SON VONITOS I KE NO CE MATAN ENTRE HELLOS PORKE NO ASEN GERRAS I EN LA TELE NOS MIENTEN PORKE HEYOS NO CE MATAN TORTURANDOCE I LO GATO NO JUEGAN CON LO RATONES ORAS XA MATARLOS PORKE SON BONITOS I PELUDOS
TAURINO FASISTA IJO DE PUTA PATETIKO

Disculpe, pero me voy de fiesta y estoy poniendo ya el cerebro en modo hibernar.

Folken dijo...

Ce me holbidava, ¿Qué fue de Mister Bakora y su amigo el mercenario belga?

Mr Blogger dijo...

Al plan de dominación le falta un pequeño punto: tienes que ir al pasado a robarle su mojo al héroe de turno. Si no, no sería lo mismo...

Carlitos! dijo...

Fantástico post....

y después de ver la foto de VyL no puedo por menos que desearte suerte....seguro que ellos TAMBIËN quieren ser genios del mal.

Encantado de postearte.

hijoeputa dijo...

Oye, te falta una cosa esencial, tú antagonista en el lado del bien, lo que por ahí llaman el héroe de turno. Y es más, es condición sin equa non que este tenga novia o familiar muy cercano y querido al que puedas secuestrar

Joan dijo...

Creo que podemos forjar una tremenda alianza, usted como brazo ejecutor y yo como guía espiritual, para someter a las putas ratas (conocidas como "pueblo raso") y enriquecernos mientras proferimos risotadas maléficas y vírgenes esculturales de largas cabelleras nos untan con aceites templados al mismo tiempo que degustamos excelso LSD fabricado en su lúgubre silo.

Digo yo, ¿no?

mis4ratos dijo...

muy bueno :-)

Mis malos preferidos son Minerva y Darwin Mayflower, con sus esbirros, su antro perfecto y su "proyecto alquimia"...

estanli cuvric dijo...

Herr Folken, gracias por lo de HACESINO.

Blogger, no es mala sugerencia, pero me da que ya la ha llevado a cabo alguien. Además, el viaje en el tiempo es como congelar un trozo de pollo, ya me entiende...

Carlitos, bienvenido a este tugurio, VyL son mefistofélicos seguro.

Hijoeputa, ¿no querrá que encima me encargue yo mismo de crear a mi antagonista?

Joan, tiene toda la razón. Además, usted me inspiró, qué duda cabe.


Sus4ratos, tiene usted muy buen gusto. El Gran Halcón es un ejemplo de todo lo que un Genio del Mal debe hacer.

Milgrom dijo...

No se, está bien pensado pero al plan le veo flecos, es demasiado perfecto y ya sabemos que los planes perfectos no existen.

Jefe Dreyfus dijo...

puedo decir que estuve viviendo una temporada en un octavo (con entresuelo) y que cada vez que se jodía el ascensor (frecuentemente además) me entraban unas ganas terribles de invadir Polonia y poco a poco instaurar un nuevo orden mundial instaurado en el terror..

Guybrush dijo...

http://www.lukor.com/humor/textos_malvado.htmwpo

Guybrush dijo...

Fuck, sin el wpo del final

estanli cuvric dijo...

Grandes mentes piensan igual, guybrush. Prefiero mi plan! XD

Don Bubón de la Ignominia dijo...

¡Por fin alguien con criterio se anima a coger el toro por los cuernos! Harto de melindres y conformismos, el Sr. Cuvric ha afeitado su cráneo hasta quedar calvo como huevo, y dotado de gafas de aviador y batín, nos describe con voz preñada de emoción los rincones de su nido de perfidia, cubil desde donde la planea la ruina total de este defectuoso mundo.

Sólo echo en falta una descripción del foso que sin duda tiene ésta su guarida mazmorro, y de las voraces criaturas que en él habitan.

El Vaugan dijo...

Entonces es aquí dónde se apunta uno a CUPRA?!

Siempre he querido obtener la Cruz de Hierro al esbirro muerto de la forma más idiota e inútil

El Vaugan dijo...

Ya te di las gracias por el enlace? No? Pues gracias, gracias, poco a poco vamos saliendo a flote, el doctor ha dicho que en un par de semanas ya podremos realizar esputos de altura y que en un mes cagarnos en la madre del ínclito Yorsh Lukas.

Yiarrrghhhhh!!!

estifen quinj dijo...

Perdón por la tardanza, camarada. Como compensación me ofrezco voluntario para representar al secuaz que se queda de retén conteniendo a los buenos mientras usted huye.

Saludos!

Danzante dijo...

El mejor villano de la Historia.

Folken dijo...

Dios mío, si ya me costó tragarme (y tratar de entender) esa película, esa escena creo que fue la culminación.
¿Que coño pintan los búfalos de la National Geografic?