miércoles, 2 de julio de 2008

TODOS CONOCEMOS A MARINA



Marina es esa chica que vive sola, que tuvo suerte y encontró un alquiler barato que poder pagar con su sueldo y así poder viajar a otros continentes en vacaciones. Es esa vecina con la que nos cruzamos de vez en cuando para acertar a decirle solamente "hasta luego" cuando lo que realmente queremos es preguntarle como le va. Marina es esa amiga que siempre nos escucha, que conduce cuando hemos bebido, que nos presenta al chico soñado, que se liga al que nosotras vimos primero.

Todos conocemos a Marina.

Marina es esa chica que se siente sola cuando pasa el finde y todos se van. Es la muchacha que viaja en el último asiento del vagón mirando la nada a través de la ventanilla, o su propio reflejo. Es esa compañera de trabajo que odiamos porque siempre está allí cuando entramos y nunca se toma un descanso porque no fuma. Marina es la chica que nos cruzamos en el centro comercial y no podemos dejar de mirar. Es la que entra en la enésima tienda, una donde hay pequeños y adorables cachorros que parecen de peluche pidiendo a gritos ser abrazados. Marina cree que un chachorrito de esos le haría compañía. Marina es impulsiva, tanto que está dispuesta a salir de ahí con un nuevo amigo. Pero también es lista. Marina es esa chica que desaparece fines de semana enteros sin haber pensado antes donde quería ir. Es la persona menos adecuada para cuidar de un perrito.



Marina salió de la tienda con lo que quería. Casi siempre lo conseguía. Al llegar al portal se topó con ese vecino con el que siempre cruzaba un torpe "hasta luego" cuando ella lo que le pedía a gritos era una invitación a tomar algo. El chico le aguantó la puerta del ascensor.

-¿Es una iguana? -preguntó al ver la caja que portaba.


-Una serpiente -respondió ella tímida.


-Que guay... a ver si un día me la enseñas.


-Vale, cuando quieras.


-Me has dado suerte -le dijo a la boa cuando entró en su piso. Instaló el terrario y le echó el primer ratón dentro. Nunca le dieron especial lástima los animales, y menos los roedores.


A los pocos días descubrió que Sancha podía vivir tranquilamente fuera del terrario. Le seguía por toda la casa, siempre detrás de ella, haciéndose un ovillo en sus pies sobre el sofá o en la cama mientras dormía.


La dieta de ratones diarios dio sus frutos y Sancha alcanzó un gran tamaño en poco tiempo. Entonces se hizo más cariñosa y ya no se conformaba con dormir arremolinada a sus pies, sino que se estiraba junto a ella cuan larga era.


Pero a partir de un día concreto Sancha dejó de comer. Pasaron dos o tres semanas y la serpiente seguía sin probar bocado. Esto mosqueó a Marina hasta tal punto que un día decidió llevarla al veterinario. Cuando entró en la consulta el especialista examinó brevemente a la serpiente y le preguntó a la joven si había notado algo en la actitud del reptil aparte de la falta de apetito.


-Nada fuera de lo normal -respondió-... Ella siempre a sido muy cariñosa, me seguía a todas partes y también dormía conmigo, tanto en el sofá como en la cama. Al principio se acurrucaba a mis pies en espiral, pero después ya lo hacia totalmente estirada a mi lado, supongo que cuando cogió más confianza.


El veterinario la miró con rigor y finalmente dijo:


-Lo siento señorita, pero esta serpiente no puede salir de aquí. Tiene que ser sacrificada.


-¿Qué? -exclamó Marina.


-Es un caso que ocurre de vez en cuando. Ha estado tanto tiempo sin comer para hacer hueco en el estómago y el motivo por el que se estira a tu lado es porque está midiéndote para saber cuando podrá comerte.



Todos conocemos a Marina.

O al menos a alguien que ha oído hablar de ella.



18 comentarios:

Mr Blogger dijo...

Es asombrosa la capacidad que tienen las serpientes de dilatar su boca. La ventaja de no tener mandíbulas.

Folken dijo...

He de decir que el principio de la historia, narrada en voz femenina (que nos presenta al chico soñado, que se liga al que nosotras vimos primero) me desconcertó. Creía que esto iba a ser una telenovela sudamericana o algo así.


Pero no, Estifen / Estíbaliz Quinj muestra su cara más sombría con una de las leyendas urbanas más aterradoras de la historia: Serpiente que deja de comer, ha de quererte engullir.

EL HOMBRE SIN ANO dijo...

PUES LAS SERPIENTES SI TIENEN MANDIBULAS, LO QUE PASA ES QUE PUEDEN DESENCAJARLAS Y VOLVERLAS A ENCAJAR...COMO MI PRIMA "LA MUJER QUE SUCCIONA"

EL HOMBRE SIN ANO

estanli cuvric dijo...

Kamarada Estifen, una vez nos muestra su vasto e ignorante conocimiento de leyendas y mitos urbanos. He de reconocer que yo no conocía questa historia de cuaresma viperina... aunque debo puntualizar que un culebrón que se arrebuja a los pies de su dueña ya es síntoma alarmante de comportamiento desviado, por mor de la famosa sangre fría reptiliana, poco dada a cariñitos y cuchi-cuchis.
¡Yo hubiese sospechado desde el principio!

El Hombre de la Pústula dijo...

Leyenda urbana que yo también desconocía y que hunde sus raíces en mitos primigenios y exóticos numeritos de Blade Runner.

Tengo un amigo loco que dice que el mito de eva y la serpiente diablosa es el modo en que el acartonado y tumefacto cristianismo ha fagocitado y corrompido la milenaria mitología pagana que le precedió, en la que la serpiente es símbolo de telúricas energías vitales que sólo comprende la hembra de la humana especie, y donde la única misión del hombre era follar continuamente sin condón y ser un mantenido.

Dice que en aquella Arcadia perdida vivía todo el mundo en paz y nadie conocía la guerra ni la miseria. Yo, aunque sólo sea por lo de follar sin condón, le creo.

Milgrom dijo...

¿Pero al final se la jaló, o no?

Jill dijo...

:O

Una historia buenísima, en serio.

Ya me extrañaba a mí la existencia de una serpiente cariñosa. xD

Nina la ratona dijo...

Pues que se la hubiera tragado!!! Por cabrona! por darle ratones!!!

estifen quinj dijo...

¿En quien pensabas exactamente Mr. Blogger?
Ah, en la prima del hombre sin ano.

Folken, wapo, tod@s tenemos una cursi dentro.
Bsines!!

Hombre sin ano, ¿cuantas le caben de una tacada a tu prima?

Amigo Cuvric, usted es un perspicaz ¿por eso no se fía de los ingleses, no?

"y donde la única misión del hombre era follar continuamente sin condón y ser un mantenido", Hombre de la pistola de oro, me apunto a eso.

Creo que no, Milgrom.

Sea bienhallada señorita Jill, me alegro que verla por mis textos y de que le gusten.

Opino lo mismo, Nina, alguien que alimenta animales con animales vivos, no es trigo limpio.

Gracias a todos por sus comentarios.

Joan dijo...

Habría jurado que la historia tendía hacía un final de bukkakke reptil o, en su defecto, de penetración de cascabel pero ¡zas! llegó el toque macabro dejándome morcillón y en proyecto de flaccidez inmediata.

Estoy enfermo, ¿verdad?

estifen quinj dijo...

No Joan, creo que sólo eres el único que reconoce que se estaba poniendo palote con Marina (y eso que al final decidí no poner la foto que tenía pensada para cabecera)

Joan dijo...

¡¡Uuuuuuuuuh!! Tremenda imagen

Danzante dijo...

Señor¿a? Estifen,

Conocía la historia, pero el inicio es totalmente nuevo, ¿no? Marina debió decidirse por comprar un perrito o, en su defecto, invitar a una caña al despistado vecino.

La serpiente parece un calco de nuestra naturaleza. Somos capaces de comernos a quienes más nos quieren...

Siga ilustrándonos con más leyendas. ¡Un saludo!

***

Señor Estanli,

Me ha hecho gracia probar la llamada salvaje: "¡La tribu!, ¡la tribu!", pero no ha funcionado, ya que algún amigo asturiano se había mosqueado irremisiblemente con mi texto. Qué se le va a hacer..., son las desventajas de ir perdiendo el anonimato virtual.

Danzante dijo...

Bah, yo qué sé... Algo tenía que inventar para iniciar el texto... Por lo menos, la criptonita era su mayor debilidad, lo de las mujeres lo meto con calzador, pero si revisa su vida superheroica, tiene cierto sentido.

Por cierto, me acaban de dar mucha grima las féminas hipervitaminadas. Creo que no me recuperaré en dos o tres horas...

BUDOKAN dijo...

Pasaba a saludarte y contarte que siempre paso a leer tus relatos. Saludos!

Jefe Dreyfus dijo...

cuidado con las leyendas urbanas! he oido que si se tira un pedo al lado de un guardia civil el traje se les pone el traje rojo y le regalan globos con formas de animales.. me lo aseguró un primo mio que conocía a un amigo de un vecino de uno que le pasó..

D. dijo...

Esta historia tiene algun mensaje subliminar?

estifen quinj dijo...

Sí.